Se trata del reconocido músico Aníbal Guerrero. Su admiración lo llevó a tatuarse una manga con el nombre de sus ídolos.

El fanático número uno del grupo internacional andino “Los Kjarkas” vive en Orán. Se trata del reconocido músico Aníbal Guerrero. Su admiración lo llevó a tatuarse una manga con el nombre de sus ídolos.

Aníbal Guerrero nació en Tarija (Bolivia) pero desde 1986 que vive en Orán. Cuenta con una amplia trayectoria musical. Actualmente integra el grupo “Vientos sin Fronteras”.

El músico oranense es poseedor de un charango marca Kjarkas, cuyo valor ronda los mil dólares aproximadamente.

En diálogo con Radio A, relató el episodio que vivió días atrás mientras Los Kjarkas estaban en la ciudad. Recordar que la agrupación se presentó en una de las noches del Festi Orán luego de una larga ausencia por estas tierras. Sostuvo que ya tuvo la oportunidad de conversar con ellos, por eso esta vez quería ser público y disfrutar de su show. Así lo hizo. Sin embargo, el destino y un buen amigo, posibilitaron que pueda tener un nuevo encuentro con los músicos bolivianos.

Es así que se llegó hasta un hotel céntrico de Orán donde se encontraban hospedados Los Kjarkas y tras un breve intercambio de palabras, les mostró el tatuaje que se había hecho y Gonzalo Hermosa se lo firmó, pero no solo eso, el japonés Makoto Shishido le firmó el charango.

La felicidad lo desbordaba.

“Ni con una chica me puse tan nervioso como ese día. Para mí son unos ídolos”, manifestó.

Por admin